Arriba los monos: las mejores películas con simios inteligentes

Este viernes para el gusto de muchos, se estrena una de las secuelas más esperadas del año, con permiso de ‘Harry Potter’ y ‘Crepúsculo’: El origen del planeta de los simios. Lo correcto sería decir que se trata de una nueva entrega que se artícula como precuela. Y su tema es uno de los más debatidos de la historia:  ¿qué es lo que nos hace humanos o inhumanos?

Así, en este ánimo mitad filosófico y devorador de rankings, hemos decidido echar la vista atrás para ver que películas han visto rasgar el limite de la humanidad e inteligencia entre hombre y simios.

  • El planeta de los simios: La saga

La franquicia original compuesta por ‘El planeta de los simios’ (1968), ‘Regreso al planeta de los simios’( 1970), ‘Huida del Planeta de los simios’ (1971), ‘La rebelión de los simios’ (1972) y ‘La conquista del planeta de los simios’ (1973), son aún las mejores versiones de la historia y algunas de las más escalofriantes  fábulas sobre la crueldad humana.

Nadie olvidará las dos primeras también como unas de las mejores películas del fallecido Charlton Heston. La saga se fue desgastando a fuerza de hacer nuevas entregas hasta llegar a una quinta, complicando la línea temporal y los recursos dramáticos (con lo que viene siendo cosas como el control mental) hasta lo rocambolesco.

  • El planeta de los simios: el descalabro de Tim Burton

Aunque en esta película se mantenía la estética del maquillaje, los nuevos gustos hicieron que Tim Burton realizara una película de acción, como se aprecia en el trailer.

Muchos dirían que carecía de magia, que adolecía de exceso de simplicidad y que cuando uno llega al jardín, ‘Lolita ya está mojada’ (y lo sabes). Asimismo, el reparto no compensa estos defectos:  cambiamos a Heston por Mark Wahlberg, que aunque buen actor, no daba el papel, y los personajes monos (a los que costaba distinguir del héroe) no transimitían la emoción  requerida por defectos del guión.

Para la mayoría este reinicio de la saga quedara en el olvido, tanto como lo debe estar la ridícula versión porno ‘El planeta erótico de los simios’.

  • El renacer: buenas críticas para ‘El origen del planeta de los simios’

El origen del planeta de los simios (ver crítica)  no ha querido hacer una relectura exacta de ninguna de sus antecesoras, pero dicen que cuenta con lo mejor de cada una de ellas: un argumento entre lo dramático y la pura ciencia ficción, un reparto loable con James Franco a la cabeza, seguido de Brian Cox, John Lithgow, Frida Pinto y Andy Serkis, éste último como mono; y un uso correcto de los efectos especiales, con el CGI por medio sustituyendo a las máscaras simiescas.

En Notas de Cine la cinta ha tenido la mejor de las acogidas, seguro que lanza a su director Rupert Wyatt, para quien se trata de su cuarta película. Para ver el tráiler  final, pínchad aquí.

  • Mono grande, ande o no ande: King Kong

No obstante, en el resto de los casos se ha optado más bien por humanizar a los monos sin antropomorfizarlos, es decir, sin modificar su aspecto, mostrándonos como este animal, por su proximidad al hombre, goza de gran inteligencia y sentimientos, incluso dentro de su brutalidad.

La similitud se ha convertido en un luego de luces, haciendo al animal bestia o aumentando su tamaño para ayudar al contraste. De ahí que ‘King Kong’, tan horrible y grande, no necesitara sacrificios humanos sino  la presencia de una bella mujer, símbolo del amor, lo bello,  o lo materno.

Este mito es también el de ‘la bella y la bestia’ (con más corazón) y ha sido una de las historias con monos más versionadas, repetidas y actualizadas en la historia del cine: la original de 1933, la de John Guillermin 1976 con Jessica Lange- y su secuela ‘King Kong 2′ (1986), donde se optó por una hembra para Kong-, o la apabullante y muy digna de Peter Jackson de 2005. Tambien hay numerosas series, versiones orientales y batallas con Godzilla e incluso contra extraterrestres y, por si esto fuera poco, habrá nuevo remake para 2014.

En versión familiar, con poco más que decir, surgía el concepto de gorila huerfano y gigante, pero tierno. Nos referimos a ‘Mi amigo Joe’, que recordaba al anterior en clave ‘ecológica’ y para los más peques. A estos gorilas se les suele buscar una chica guapa, en este caso, una bellísima Charlize Theron.

Congo‘, de Frank Marshall (‘Aracnofobia’, ‘Viven’). Aquí eran gorilas malvados los que animaban la función. Un pequeño despropósito que también intentaba jugar la baza de la brutalidad y poner de contrapeso una gorila amaestrada capaz de hablar. Una película de acción y aventuras, con gorilas asesinos, poco acertada.

  • Monos terroríficos: pequeños pero matones

El hecho de proveer al simio de inteligencia lo hace más proclive a la maldad, controlando su fuerza animal para ataques calculados. Las películas de terror también han recurrido así a alguna que otra ocasión a este género para dar sus sangrientos sustos.

‘Atracción diabólica’ (1988) optaba por un tití que, de la mano de George A. Romero, demostraba de verdad lo que era sufrir un mono chungo: un pequeño tití comprado para ayudar en sus tareas a un protagonista tetrapléjico se enamora de éste y empieza a comportase con violencia a causa de los celos.

Un poco más sosegados en cuanto al tinte de horror, pero sin perder el thriller de vista se encuentra ‘Link‘ (1986) donde una joven Elisabeth Shue ve que uno de los chimpancés de la película empieza a comportarse de modo siniestro. Si las investigaciones no se llevaran a cabo en una mansión aislada y al borde de un acantilado, quizás la huida sería más fácil.

Una propuesta aceptable para Richard Franklin que lo mismo hace ‘Psicosis II’ O ‘FX 2, Ilusiones mortales’, que la serie de ‘padres forzosos’. Esta sentencia puede ser ironía, juzguen ustedes mismos.

  • Salvad al mono de los hombres malos

Por supuesto, hay una corriente que aboga por los monos: las películas naturalistas, es decir, el drama real de los simios, monos y gorilas como seres vivos inteligentes y sensibles amenazados. ‘Gorilas en la niebla’, con Sigourney Weaver, ‘Proyecto X‘, con Matthew Broderick en un laboratorio, o ‘Greystock’, el tarzan ‘realista’ de Christopher Lambert, son algunos de esos filmes.

Dinos ¿cuál es tu películas preferida de monos? ¿Nos ha faltado alguna cinta digan de mención en este artículo?

En Notas de cine| Crítica. El orígen del planeta de los simios | Todo sobre El origen del planeta de los simios