Crítica: El diario de Greg 2: la ley de Rodrick

Diario de Greg 2: la ley de Rodrick

Título: El diario de Greg 2: la ley de Rodrick
Título original: Diary of a wimpy kid: Rodrick rules
Director: David Bowers
Género: infantil, comedia
Fecha de estreno: 10 de junio
Intérpretes: Zachary Gordon, Devon Bostick, Steve Zahn
Trailer de El diario de Greg 2: la ley de Rodrick
Taquilla USA: El diario de Greg 2 supera a Sucker Punch
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Película gamberra para los más pequeños de lo más simpática y competente.

Basada en los exitosísimos libros de Jeff Kinney, la segunda entrega de El diario de Greg ha sido un notable éxito de taquilla en EEUU. Una vez descubierto el filme –desconocía la primera entrega de la serie- tampoco extraña demasiado: se trata de una comedia infantil en el mejor sentido de la palabra, capaz de satisfacer a los niños más niños y también a los adultos más…¿adultos? con su adscripción a un género que Hollywood no cultiva demasiado en su variedad de imagen real.

De alguna manera, la trayectoria como director de animación del realizador David Bowers se nota en el filme, ya sea en el histrionismo de sus personajes o en el ritmo rapidísimo que le imprime a la historia. Intercalando algunas secciones animadas que sirven a modo de separación entre capítulos, la película no dista demasiado de cualquier serie televisiva destinada a ese público infantil que señalábamos.

Pero lo cierto es que El diario de Greg 2, filme compuesto apenas por un conjunto de travesuras cuyas consecuencias se van acumulando para los dos hermanos, tiene cierto crescendo a pesar de su tenue hilo narrativo. La cinta está compuesta apenas por un puñado de gags aptos para todos los públicos, pero hay alguno verdaderamente simpático e incluso el público adulto sin complejos puede contemplar la película con media sonrisa de satisfacción.

El diario de Greg 2 destaca también por no ceder nunca a sentimentalismos, y lejos de ser un filme pasteloso, resulta una comedia gamberra, con algunos personajes lunáticos realmente simpáticos, voluntariamente light y casi nunca torpe. En definitiva, una cinta realmente ideal para el público más pequeño, sin que los padres sufran en absoluto un calvario.

Dejar un Comentario