Crítica: The blind side. Un sueño posible

The blind side. Un sueño posible

Título: The Blind Side. Un sueño posible
Título original: The blind side
Director: John Lee Hancock
Género: drama
Duración: 130 minutos
Intérpretes: Sandra Bullock, Tim McGraw, Quinton Aaron, Kathy Bates.
 The blind side. Un sueño posible, tráiler español
¿Debo ir a verla? ★☆☆☆☆ Drama que pertenece definitivamente a otro tiempo y otro espacio. Por momentos, se convierte en involuntaria comedia.

Me niego a tratar de abordar The Blind Side (a la que han añadido el pomposo subtítulo de Un sueño posible para su estreno español) desde la perspectiva de su interés cinematográfico. Simplemente, no lo tiene. Pero antes de caer en un ejercicio descalificativo, tal vez deberíamos preguntarnos por qué esta producción modesta ha recaudado más de 200 millones de dólares en el mercado norteamericano, siendo además una de las protagonistas de la última edición de los Oscar.

Este intento de análisis sociológico del espectador de The blind side debe partir de la base de que la película interesa y gusta. Hay una América, la rancia y conservadora, que se emociona viendo a una familia muy bien posicionada acogiendo a un enorme joven sin techo, con innegables dotes para la práctica del fútbol americano, al que llaman Big Mike. También es de suponer que se deben sentir muy interesados por la gran tragedia que se afronta en el tercio final de la película: puede que el muchacho no escoja la misma universidad en que estudiaron los dos señores que tan cristianamente lo han rescatado de la calle.

Lo cierto es que hay que agradecerle a The blind side que no tome el camino de lo lacrimógeno, lo cual habría sido la decisión fácil. Cuando dos de los protagonistas se ven envueltos en un accidente de tráfico, ni un rasguño se les queda (el guionista de Precious debía estar retorciéndose en su butaca). Es más, la historia bordea en ocasiones la comedia, aunque no sé si voluntariamente.

Dos momentos destacan en este sentido. En uno de ellos, el personaje de Sandra Bullock visita el barrio de origen de Big Mike, lleno de negros traficantes y lo que es peor, vacilones y malhablados. Pues bien, la señora no tiene ningún problema en amenazar al gang con la pistola que lleva en el bolso, asegurando que pertenece a la NRA (Asociación Nacional del Rifle, para más señas). Otro gran instante cómico es aquel en que los buenos samaritanos deciden ponerle una profesora particular a Big Mike. Una vez elegida la señora, la conclusión del matrimonio Tuohy es más o menos esta: “Podríamos haber pensado en acoger a un negro grandullón, pero lo de contratar a una demócrata y meterla en nuestra casa…”. Impagable.

Finalmente, este texto ha tenido poco de sociológico y mucho de descalificativo, aunque espero que por la vía elegante. Yo he visto cine de China, Perú, Irán y hasta Mauritania. Nunca en mi vida me había sentido tan lejos de los valores de una película como de los de The blind side.

En Notas de Cine | Tráiler de The blind side | Taquilla USA: The blind side triunfa |