Películas Malditas: El Exorcista

El ExorcistaCon un éxito de ventas como fue la novela de El Exorcista, muchos de los que después trabajaron en la película pudieron saber dónde se metían, y estar prevenidos antes de firmar sus contratos… pero ¿qué iba a pasar? Sólo era un libro de terror, ¿no?

Ellen Burstyn, actriz que interpretaba a la madre de la niña poseída por el demonio, fue muy tajante al leer el guión y decir que interpretaría el papel, si su personaje no decía la frase: “¡Creo en el Diablo!”. Los productores estuvieron de acuerdo, y se suprimió esa línea del guión. Los productores no querían perder más tiempo, ya que tras contactar con actrices como Jane Fonda, Shirley MacLaine (adicta ahora a los Encuentros Alienígenas, pero no a los del averno), Audrey Hepburn o Anne Bancroft… todas fueron cayéndose del reparto. La última, Bancroft, se apartó del proyecto por estar de un mes de embarazo… y fue una sabia decisión, ya que en una secuencia de la película, donde Regan, poseída por el demonio lanzaba a su madre por los aires, terminó con fatales consecuencias para Ellen Burstyn, ya que el arnés que la proyectaba por los aires, fue demasiado brusco y le causó una lesión permanente en la espina dorsal. El golpe se lo produjo en el coxis, y el grito de dolor que lanzó la actriz es el mismo que se puede ver en la película.

Mientras se rodaba la película en condiciones extremas en algunas ocasiones, como la del dormitorio, con cuatro potentes aires acondicionados programados a unas temperaturas que oscilaban entre los 40 y 30 grados bajo cero, para conseguir el vaho en nariz y boca de los actores (el CGI no existía aún), y casi matar de un resfriado a la actriz Linda Blair que vestía un finísimo camisón, tanto el equipo técnico como el artístico, comenzaron a mirar con otros ojos a su director, William Friedkin. Además a este dato de tener un director “raro”, se le sumaron las largas sesiones de rodaje y la ansiedad por terminar ese plano o esa secuencia. El desgaste psicológico había comenzado a actuar en todos. El cansancio, el mal rollito y los extraños ruidos y “apariciones”, que algunas personas del equipo técnico vivieron dentro de los estudios de la Warner Brothers, encendieron la llama del terror y el rodaje, se convirtió en un auténtico pasaje del terror para todos.

Friedkin, llegó a sorprender a los actores disparando un arma de fogueo en el plató, para conseguir el efecto deseado de terror en sus rostros, o incluso sin venir a cuento, y tras decirle a uno de los actores “¿Confías en mí?”, le arreó tal bofetada que dejó al otro sin palabras durante largo rato, y pudo por fin, rodar la secuencia que pretendía, tras varios intentos fallidos.

Estas mal llamadas anécdotas, por parte de un director “raro”, llegaron a culminar con un exorcismo dentro de El Exorcista. Una mañana, apareció por el plató un sacerdote para bendecir decorados, maquinaria y a todo el equipo. Esta vez, la idea macabra no fue del director, sino de los productores, a los que no paraban de llegarles llamadas por parte del equipo artístico, cansados de las actitudes del director, y de los fenómenos paranormales que por increíble que pareciera, se producían día sí, y día también en el plató. La presencia del cura consiguió tranquilizar a todos, y tanto es así, que sus servicios se prolongaron durante los meses que restaban de rodaje.

Pero para llegar a este punto, no bastaron los momentos de locura impredecible del director. Nueve personas relacionadas con la producción que duró un año (eterno para la Warner Brothers), murieron durante la filmación… y es que de los 85 días previstos en el plan de rodaje, se alargaron hasta convertirse en 224 días.

De los fallecidos, tres de ellos perecieron en un incendio inexplicable en varios decorados de Warner durante un fin de semana. Esto aplazó el rodaje durante seis semanas. Hecho que tranquilizó a muchos, pero que se convirtió en una losa al pensar que tenían que volver para terminar la maldita película; otra persona, un guardia de seguridad, murió dentro del set del dormitorio de Regan (el dormitorio frigorífico, como era conocido), y dos actores que participaron en la película, Jack MacGowran y Vasilik Maliaros, también fallecieron antes de que la cinta se estrenara.

Si esto no fuera poco, al término del rodaje Friedkin trasladó la postproducción al nº 666 de la Quinta Avenida, donde estaban las salas de montaje de Warner y de ahí, se convirtió en una película de culto porque ya toda la prensa hablaba de ella…

Linda Blair, tampoco lo tuvo tan fácil tras el estreno de la película. Las amenazas de muerte comenzaron a lloverle a diestro y siniestro, y Warner Brothers, no vio otra solución que ponerle a la niña (por aquel entonces) la protección de dos guardaespaldas hasta que la cosa se fuera calmando… lo que se convirtió en una convivencia con sus guardaespaldas de seis meses, que se dice pronto.

La película arrasó en taquilla, como ya imaginarás, pese a la calificación para adultos en los EEUU y en el resto del mundo.

Un año más tarde, el 2 de Abril de 1975, El Exorcista se adaptó para teatro, y su estreno mundial se representó en el Teatro de la Comedia de Londres. Para que veáis las vueltas que da la vida. La crítica quedó impactadísima por la puesta en escena, y la convincente (y demasiado realista) actuación de la actriz Mary Ure, que interpretaba el personaje de Regan, la niña víctima de la posesión.

Al día siguiente, 3 de Abril de 1975, todos los tabloides de la city hablaban de ésta espléndida y terrorífica adaptación teatral, como “el éxito seguro de la temporada”, sin imaginarse que pocas horas después, la policía encontraría el cadáver de la actriz Mary Ure en el dormitorio de su casa. La actriz fue hallada en un charco de vómitos, y la muerte, pese a que se debió a una mala combinación de tranquilizantes y whisky, debido a una depresión que atravesaba, no deja de ser por lo menos, una extraña coincidencia.

El éxito de una película como El Exorcista, y la mella que dejó en los ojos y mentes de varias generaciones de espectadores, se debe principalmente no a todo esto que has leído aquí (y a lo que se ha quedado en el tintero), sino a que pese a ser un relato de ficción y un ejemplo más de la lucha del Bien contra el Mal, la Luz contra la Oscuridad… El Exorcista está basada en experiencias reales, de personas anónimas como tú, a las que una vez, el diablo les hizo una visita a domicilio.

Trailer original (Youtube) | El Exorcista
Más información | Películas Malditas

Ya hay 4 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • [...] ¿por qué está “maldita” El Exorcista? Tags: Peliculas MalditasOtras entradas que te pueden interesar…:Películas Malditas: El [...]

  • [...] de nuestra ESPAÑA LAICA, para que la fe en Dios nos posea a todos como a la pobre Regan de El Exorcista en un loop de vómitos de [...]

  • [...] despechado, lo cierto es nunca se aclaró el caso. Por su parte, los técnicos que trabajaban en El Exorcista empezaron a sufrir accidentes inexplicables, alguno de ellos a punto de ser mortal, e incluso se [...]

  • 05 sep 2012

    por culpa de los directores fueron las ideas de hacer peliculas malditas…creen que por participar en estas peliculas de terror mas fuerte y tenebrosa , no les pasaria nada, pues por andar jugando con el diablo, mira como los actores sufrieron accidentes inexplicables, sera que si existen el diablo ,con eso no se juega..la verdad a mi me encanta ver peliculas de terror ,pero no asi que los directores lo hayan hecho tan real..

Dejar un Comentario