Las 100 películas más bonitas del mundo

cahiers du cinemaLa prestigiosa revista de cine Cahiers du Cinema, ha publicado en su web su propio listado de las 100 películas más bonitas del mundo. La iniciativa se ha promovido bajo el patrocinio de director-actor-productor francés Claude-Jean Philippe, y con votación de 78 críticos e historiadores del cine. El resultado, como es de esperar, no comulga con la opinión de todo el mundo, pero es interesante verla:
  1. Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941)
  2. La noche del cazador (Charles Laughton, 1955)
  3. La gran ilusión (Jean Renoir, 1937)
  4. Amanecer (F.W. Murnau, 1927)
  5. L’Atalente (Jean Vigo, 1934)
  6. M, el vampiro de Düsseldorf (Fritz Lang, 1931)
  7. Cantando bajo la lluvia (Stanley Donen y Gene Kelly, 1952)
  8. Vértigo (Alfred Hitchcock, 1958)
  9. Los niños del paraíso (Marcel Carné, 1945)
  10. Centauros del desierto (John Ford, 1956)

La revista gala también hace la estadistica de los directores más votados. Ahí, Jean Renoir quedó primero, seguidos por Alfred Hitchcock, Fritz Lang, Charles Chaplin y John Ford.

Viendo el top 10 de la lista, extraigo dos conclusiones: los franceses revindican la calidad de su propio cine (no descubro América, es algo por todos conocido) y, desde luego, las películas que más les gustan a los expertos no son de anteayer. En mi modesta opinión, el cine actual nos está dando unos diálogos y un montaje (me refiero a la edición), que, ni de lejos, se conseguía en los años 50.

Por supuesto que todas las películas arriba mencionadas son un hito del cine, pero, si buceáis en la lista completa, son mínimas las aportaciones del cine de los últimos veinte años, que se reconocen como las mejores. Se trata de una norma en todos los listados: tan normal es poner “Ciudadano Kane” en el primer puesto, como no hacer mención al cine actual. Y es que esto me recuerda al cuento en el que un comerciante timador intenta convencer a un monarca de que vende los mejores trajes del reino (cuando lo que vende es aire). Nadie ve el traje en cuestión y el comerciante dice que el que no vea el tejido, es porque es idiota; todos simulan ver la tela, hasta que el rey sale desnudo ante sus súbditos y es el pueblo llano quien se ríe de tanta prepotencia e ignorancia, ya que no tiene que aparentar nada ante nadie.Y es que el ¿dónde va Vicente?, sigue triunfando en tiempos de falta de imaginación.

Que nadie se ofenda ni se subleve, no es más que una humilde opinión, de alguien que a lo mejor no es la más ortodoxa en cuanto a criterio y crítica, pero que sí que entiende de cine y, lo que a mi juicio es más importante, lo disfruta de corazón. Para continuar viendo el resto de la lista, consultad la web de Cahiers du Cinema.

Vía: Cinencuentro