Crítica: ‘El postre de la alegría (Paulette)’

La interpretación de Bernadette Lafont es lo más destacable de esta comedia costumbrista sobre una abuela gruñona que tiene que dedicarse al tráfico de drogas para poder sobrevivir.

Fotograma de El postre de la alegría

No basta un punto de partida más o menos curioso para lograr una buena película. ‘El postre de la alegría’ es un claro ejemplo. La cinta sigue los pasos de una mujer jubilada y xenófoba que se arriesga a comerciar con hachís para poder llegar a fin de mes. Cuando recibe presiones de los camellos del lugar, decide fabricar pasteles con la droga. De esa manera, podrá seguir traficando sin levantar suspicacias.

Contada así, podríamos estar hablando de una comedia social con bastante mala baba. Sin embargo, Jerôme Enrico se decanta pronto por el costumbrismo fácil y algo blando. La cinta nos presenta una personaje desagradable y representativo de cierto sector de la población francesa, aquella que echa la culpa de sus miserias a la emigración, para ofrecernos un filme de humor relativamente amable y de nula verosimilitud. El realizador deja a lado la terrible situación que vive su protagonista, una viuda que apenas cobra una escasa pensión, para mostrarnos el particular proceso de redención de esta abuela intolerante y desagradable que, gracias a la venta de cannabis, aprenderá el valor de la diferencia.

Casi todo en esta película bascula entre lo inverosímil y lo simple. La descripción de los bajos fondos resulta tópica y blanda. Hay una casi nula presencia de la violencia y la sangre no aparece en ningún momento. Por otra parte, la cinta prefiere decantarse por el enredo antes que realizar una mínima crítica sobre la situación que ha llevado a esta mujer a traficar con droga. Por si fuera poco, el guion introduce con calzador unas secuencias de acción verdaderamente patéticas y una subtrama sentimentaloide, aquella que nos muestra la difícil relación de la abuela con su hija y la familia de ésta, que no adquiere demasiada relevancia en ningún momento.

Solamente la estupenda interpretación de la recientemente fallecida Bernadette Lafont, que encarna magistralmente a la abuela cascarrabias y traficante, logra que el filme se siga con cierta atención.

En resumen, ‘El postre de la alegría’ es una comedia costumbrista  poco sutil y escasamente lograda que no consigue  superar en ningún momento al que podría ser su referente más directo:  ‘El jardín de la alegría’, aquella simpática película británica donde una madura Brenda Blethyn daba vida a una mujer que cultivaba hachís en su invernadero para conseguir dinero con el que pagar sus deudas.

Título: ‘‘El postre de la alegría’ (Paulette)
Título original: ‘Paulette’
Director: Jerôme Enrico
Género: comedia
Duración: 87 minutos
Fecha de estreno: 31 de octubre
Intérpretes: Bernadette Lafont, Carmen Maura, Dominique Lavanant, Françoise Bertin, André Penvern, Axelle Laffont, Jean-Baptiste Anoumon, Paco Boublard.
Tráiler español
¿Debo ir a verla? ★★☆☆☆

Dejar un Comentario